Miedo a los Doctores

No me gustan los doctores, ni los Hospitales

Hace unos días me toco dormir en un Hospital y no por que me estaban antendiendo, sino por que no tenia donde dormir. Me sentí tan cómodo esa noche que regresé a   dormir otra vez, pero no fue mi día, y el guardia de seguridad me echó y terminé esa noche bajo un techito de 30 centimetros en un puesto de venta de panchos, perros calientes, hot dog.

 

Esa misma noche, no dormí, ya eran las 4 am  y había una terrible tormenta donde se podía contar todos los relámpagos, pero no por eso no pude dormir, sino por un tremendo dolor de oído que estaba aguantando desde que estaba en Medellin, sin embargo me rehusaba a ir al doctor. 4.10 am, no aguanto más!!! se me caen las  primeras lagrimas panameñas . Así que llamo a mi seguro de viaje Global Travel Assistence, y a los 10 minutos me devuelven la llamada indicando que fuera al Hospital San Fernando. Enseguida miro en el mapa y estaba a 4 kilómetros… Me rehusaba a ir rápido, así que fui caminando con la bici a un costado, ya casi sin  fuerzas y tampoco  quería llegar tan transpirado al hospital.

Llegue a las 11 AM!! al Hospital, el viaje mas largo de tu vida! debería llamarse este post. Entre la mitad, paso algo, extraño y diferente.

Cerca de las 9 am, una chica comienza a gritar, varios que estábamos en la cera nos damos vuelva a verla, pero  todos siguieron su curso, al igual que yo, Pero ella, seguía corriendo hacia donde yo estaba, con una sorrisa que podría enamorar a cualquier hombre! Pero yo continuaba caminando, hasta que me grita… Tabare!!!, Ahí si, me detengo, acomodo la bici en una pared y desocupo mis manos para abrasarla,  por su grito y su voz, sabía que era  alguien especial… Y lo primero que me dice es. – Yo soy Ros!!  -Sonrio y le pregunto, mucho gusto!!  ¿pero de donde me conoces? Ella, – Te sigo por Twitter! siempre te escribo y oraba por  que pudieras cruzar a Panama! -/ohhh / Tu eres Ross!!!!!! ahora sí, nos volvimos abrazar y nuestra energía fluyó.

Me alegró mucho verla y sus palabras me levantaron el ánimo, “Tabare, hueles a MAR…”

Ella es una chica que me comenzó a seguir por twitter hace meses, sufría y se emocionaba conmigo en el viaje. Estuvimos varios minutos hablando hasta que su jefe la llamó, pues había salido del trabajo sin avisar,  cuándo me vio cruzar por enfrente de la cera y me reconoció por el poncho(ruana) que llevaba

Los doctores también me Sonríen

Al fin pude llegar al hospital y como siempre, con ese exceso de confianza, estaciono la bici con todas mis cosas como si fuera un auto, Ingreso a recepción, me piden los documentos y a los 20 segundos de sentarme aparece la asistente con una gran sonrisa… Pero mi desconfianza era tan grande (algo traman estos) Me tomó el peso, la presión y su primera pregunta fue, del 1 al 10 – ¿Cuanto te duele? -9!!! Le dije, y saco mi super papel donde tengo anotadas todas las medicinas a las que soy alergico. Sulfato de neomicina, Amoxicilina, Ampicilina, Pérfar, Ibuprofeno, Perifar grip, Edeadol, ketorolac, Tetrometaina y también a un árbol que toco y me brota todo el cuerpo…

Otros minutos más y estaba con el Doctor José Eduardo. Solo me mira el oído con un aparato extraño y me dice: – Tienes otitis y hongos por la mala higiene! Le pregunto, del 1 al 10 ¿Que tan grave es?, pero no me responde…

Le comienzo a comentar que llegué en bicicleta a Panamá, y que a veces no puedo mimar el cuerpo como debería. Comenta José – Lo sé, eres un viajero, pero debes bañarte más de 3 veces por semana. Me dio unas gotitas super especiales y así el dolor fue diminuyendo.

Ya quiero a los doctores.!

Gracias José por tu sinceridad!

¿Por qué no quería a los Doctores?

Argentina, finales de Abril-2016.

Había algo que me preocupaba antes de salir de viaje, el dolor de rodillas.! A finales de Abril, el dolor era tanto que no podía ni siquiera arrodillarme sin que me doliera, cada pedalaso era insoportable en las dos rodillas, me ponía pomadas por unas horas, me calmaba pero luego el dolor seguía. Así que decidí ir al doctor.

Estaba acampando en una estación de servicio en una ciudad tan bella, fue la primera vez me enamoré de una ciudad y su gente, Chilecito! con su nevado, montañas y esa gente tan cálida. Estuve dos días acampando en una estación de servicio y el dolor era insoportable, así que fui caminando hasta el hospital y a las pocas horas me revisa el doctor y me dice…

– Tienes que hacer un reposo (quietud) 3 meses o volver para tu casa.!

Pero, ¿Como? no puedo volver a casa, recién salí!! Voy a Panama!! -¿donde me quedo 3 meses acampando? ¿en la estación de servicio? Doctor: -No sé, ese es mi diagnostico.

Salgo del hospital, caminando tan lento, mirando las baldosas  y el movimiento de mis pies, Hablándoles, ¿Por que a mí? te necesito, recién comenzamos nuestro viaje.!

Voy a cruzar la calle, y veo un señor en Bicicleta cargada. Un cicloviajero!!! Me super emociono y voy corriendo a saludarlo! Y venia desde Estados Unidos, dos años en bicicleta! No lo podía creer!! Me dice, -¿Y tú? Pues… – Yo acabo de salir del doctor por un tremendo dolor de rodilla y me dijo que tenía que hacer quietud 3 meses o irme a casa.  El me mira y se ríe, -Nooooooo!! eso es mentira, el problema que tienes, es que estas usando el asiento muy bajo!! y me enseñó unas medias, como arreglarlo. Y se fue a los pocos minutos.

Nunca supe ¿por que?, ¿a donde? o ¿con quien?, Pero se fue. Y yo regresé a la estación de servicio a dormir, al otro día ajuste el asiento con las recomendaciones y seguí.

Hasta el día de hoy, 500 días y 15 mil kilómetros despues, no me duele.!

¿Quien era él?, ¿un ángel? Si él existe, me gustaría darle las gracias.

Puedes lleer el post, Cuando encontré a Dios

Fotos de Chilecito, Argentina a finales de Abril

Puedes seguirme en las redes donde comparto historias  de viaje en Bicicleta por América

Instagram @TabareAlonso

Facebook Viajando por America – Tabare Alonso

Twitter @TabareAlonso

Compartir

2

Comments are closed.