La llave de Elixir, una comunidad que inspira.

  • En estas tierras de Centro América, Honduras, me siento tan pleno que desearía poder abrazar esta tierra  tan fuerte, hasta curar cada una de las hermosas cicatrices que hasta ahora me ha mostrado, porque esta tierra  es tan hermosa que hasta sus cicatrices las estoy amando…pero para eso las debo aceptar.

Yo vine a pedalear, pero me he dado cuenta que en el corazón de Centro América, en estas tierras, crece el amor tan alto como sus millones de palmeras, que se elevan adorando el sol.

Quiero contarte que ya me he enamorado antes y que en mi corazón guardo el recuerdo de esos amores inmensos, que durarán para toda la vida… Una vez, hace mas de 1 año, cuando conocí a mi Venezuela, el amor fue tan fuerte que la mitad de mi corazón se quedó allá esperando mi regreso… así de fuerte e intenso se siente descubrir algunos pedacitos de cielo que Dios guardó en nuestro continente Americano, un pedacito de cielo como en el que hoy estamos parados escribiendo estas líneas.

Viajando por America – Tabare Alonso

Conocer Honduras a sido un regalo y a la vez un reto y una lucha contra los prejuicios que me inyectaron, desde el miedo de muchas personas y Google; “No vale la pena conocer ese país”, “Es peligroso y es feo”.

“solo hay monte, balas y culebras”.

“en Honduras no hay futuro”, “Es un país pobre” luego veo el google maps y el satélite solo índica jungla en vez de aldeas y ciudades, como queriendo confirmarme todo eso que escuchaba.!

Incluso recuerdo que al cruzar la frontera me invadió el miedo y pensé en cruzar el país en solo 2 días, y del otro lado de la frontera me responden que es cierto, que “Honduras es tierra de nadie”, cruza rápido Honduras o no vas a vivir para contarlo , me dicen en tono muy serio.


Pero no eran mis miedos, eran los miedos de otras personas, era la información de Google, es lo que dicen de tí pero ahora te conozco, te abrazo y te vas conmigo.

Ya, pocos más de 50 días después de estar en esta #VueltaPorHonduras la historia es otra muy distinta, el amor brota como los millones de árboles de mangos en las carreteras, la hermandad como los millones de árboles de palmas, y la humildad como los millones de plátanos que exportan a los países vecinos. ¡¡Honduras de tu olor a café me enamoré!!.

Aveces me detengo en medio de alguna carretera, y ver estas tierras tan fértiles, tanto que con tirar una semilla basta, para que nuestra madre tierra se encargue sola de darnos el fruto y que hermoso es soñar, así como las frutas, los árboles, crecen tan rápido y con tanto sabor, tan perfectas en estas tierras, casi sin cuidarlas…

Me quedo horas escuchando los proyectos y sueños de los jóvenes y niños que son tan grandes, ¡tan adultos..! Me hacen sentir pequeño, yo los llamo los héroes de Honduras porque es hermoso ver a través de ellos la esperanza y la fortuna mas valiosa de este país ¿como puede ser pobre, teniendo semejante tesoro en sus manos? y a parte de ellos están también aquellas mujeres y hombres incansables que desde la madrugada siembran y cosechan cada sueño que brota de forma natural en esta tierra bendita…

Y es que apenas vi realmente a Honduras, comencé a sentirla como si fuera mía, comencé a vivirla como mi hogar y supe de inmediato que lo tiene todo, incluso eso “No, tan bueno” de lo que antes me hablaron y que tanto daño y marcas a provocado, no solo en su nombre y en su bandera, sino también en su gente.

Pero, ¿y que podemos hacer?

Pues ¡Honduras necesita de nosotros!

Honduras necesita verse en el espejo y descubrir ante el mundo la verdad que esconde… Derrumbar el mito, demostrar que NO es lo que dicen.
¡Honduras es diferente.!

Un país capaz, un país que se merece estar en la cima, Pero que teme que nadie la quiera por su falta de autoestima y por que siente mucho dolor cuando hablan de ella.

Honduras, tus defectos no te dicen lo que vales y si realmente tienes tantos defectos como dicen aprovechalos para crecer!

Que las palabras de los necios no te hieran, ¡¡No lo permitas más!! Escucha solo a quienes de ti estamos enamorados, Honduras, ya no te leo, ni escucho lo que dicen de tí, ¡ahora te siento!.


Ya Visitamos los departamentos, El Paraíso, Olancho, Colón, Gracias a Dios y ahora Yoro.

Ya recorrimos Uruguay, Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, más de 1000 días viajando por América, luego de Honduras nos vamos a El Salvador Guatemala Belice México Estados Unidos y Canadá hasta llegar a Alaska.

Compartir

1

Deja un comentario