Una casa para Clemente

Hace tiempo que no publico nada del viaje hacia Alaska en Bicicleta. Perdón por eso..! Pero es que llevo casi dos meses que estoy ayudando a Clemente a cumplir su sueño de tener una cabaña.

Cuando ingresé a Costa Rica, a los tres días me encuentro a Clemente en la costa del Atlántico y el me pregunta sobre mi viaje, así que la conversación fue larga y terminamos hablando sobre los sueños. Él me contó el sueño que desde hace años tiene en su mente, construir su propia casa.! Pero siempre que está por arrancar, ocurre algo y por algún motivo siempre lo pospone. Lo último fue un fuerte dolor de columna, aunado a las fuertes lluvias que arrasan con todo a su paso… Así que a los pocos minutos le digo:

– Clemente, quiero ayudarte en tu sueño.! quiero ayudarte a comenzar… ¿Que es lo más difícil?

– Construir los cimientos, dice él (sin mucho ánimo) y me avisa que no tiene dinero…

-No importa, le digo. Y ya hace más de un mes que lo es estoy ayudando.

Aunque algunos vecinos no entienden porque hay un desconocido ayudando a Clemente a construir su sueño… Pero lo que ellos no saben es la cantidad de gente que me ayuda y me apoya a mi a seguir en mi sueño. Desconocidos que me alientan, me alimentan y me enseñan… A las pocas semanas algunos de ellos se unieron y nos prestaron herramientas.

  •  P.d.: la foto está censurada, porque esta prohibido cortar madera en la costa con motosierra. (Es por una buena causa, pero igual PERDONAME madre naturaleza).

 

Pasan los días y traigo la madera que baja de los ríos por las fuertes tormentas… Aquí el Atlántico se encarga de dejarlas en toda la costa  entonces, poco a poco voy trayendo los pilares del sueño de Clemente. Tener su cabaña, su casa, su hogar… Clemente tiene el conocimiento,  yo tan solo pongo la fuerza de los brazos… Que no tengo mucha! pero cuando hay un propósito, de mi cuerpo emana una energía que ni yo sabía que existía.

 

Dios me regaló manos para ayudar y piernas para cumplir mi sueño… Que hace poco comprendí que el sueño no era solo el llegar, sino ¿Que tanto podía hacer por los demás en el viaje?.

Descubrí, que no solo puedo pedalear y decir. – Cruce costa Rica en Bicicleta..! El sueño va más allá y continúa.

 

Apenas comienza el día 6:30 Am. se asoma el astro rey y comienzo a recoger los troncos y maderas que le regalan las fuertes olas a Clemente.

Ya no sueño con ver florecer aquel lejano jardín sino que disfruto ver esa rosa que está delante de mi.

www.instagram.com/tabarealonso

 

 Antes de conocer a Clemente, estuve trabajando de jardinero, albañil, carpintero, etc.

Pero en el primer trabajo me despidieron al segundo día, solo porque llegué media hora tarde. Me distrajo el amanecer y el patrón me dice – La hora de entrada es a las 7!!! No 7:30 Estás DESPEDIDO!!! y me liquidaron con solo 18$ de sueldo. Me puse triste porque fue la primera vez que me despiden.! Pero Dios me dio esa experiencia como una oportunidad para aprender que no solo puedo trabajar por dinero. Sea cual sea el fin tiene que haber algo más… En Panamá aprendimos que no podemos llegar a una gran ciudad sin dinero. Así que busque otro trabajo como vendedor de cocos!! Y me fue muy bien.

Ahora el próximo destino es San José, la capital de Costa Rica.

 

Aquí otro vecino me contrato para limpiar su patio. El trabajo no termina hasta que no quede una hoja en el suelo!! Y el viento no me dejaba terminar… Así que miro hacia el cielo y le pido… por favor deja de soplar 5 minutos para poder terminar.!! Y así fue que nos hicimos amigos con el patrón y con el viento y al terminar el día hicimos 20 dólares.

 

Otra vez llevamos cocos a vender. Pero aquí se compra muy barato por la avaricia del hombre de tener más y más por menos. Así que me pongo a construir una balsa para llevar los cocos 20 kilómetros río arriba y poder venderlos a mejor precio.

 

Cada vez  aprendo más de la naturaleza… Pero mientras más aprendo como vivir de ella, más aprendo a destruirla… Estoy aprendiendo sobre la pesca y la caza.  Aquí estoy preparando un palmito para comer… Pero para eso tuve que destruir una joven palmera.

 

Perdóname madre naturaleza.

 

 Acá Algunos vecinos me regalaron chatarra..! Así que ya dejamos limpiezito el Barrio y junte 27 dólares. Nunca había sido chatarrero… Hasta hoy.! La necesidad, la voluntad, la meta, los propósitos y el salir de mi zona de confort me está haciendo hacer cosas que nunca imaginé!

Allá vamos Alaska.!

 

Balsa Sueños de América – Diseño #1.

Si mi profesora de Dibujo viera mis diseños, estaría orgullosa! Jajaja. Así comenzó la construcción de una balsa para transportar 100 cocos río arriba para venderlos más caros. Inversión : 0$,  ganancia: 100$.

Pero mis conocimientos de madera son nulos… así que le pregunto a un experto en maderas llevándole muestras para saber ¿cuál es la que me sirve para construir una balsa que aguante mi peso y el de 100 cocos?. También le mostré mi diseño y me hizo caras que no supe interpretar jaja

 

Así que nos vamos a buscar esa madera especial que flota y es muy liviana para nuestra balsa (luego de entregar la mercancía y regresar al punto de partida se la dejaremos a Clemente).

Cientos de troncos y decenas de tipos de madera. Pero ya teníamos la muestra de lo que necesitábamos. Allá vamos!!!

 

Así está quedando nuestra balsa y ya tenemos un tripulante de prueba, ella nos observa y se acomoda.!

 

En 72 horas zarpamos!!! Ya casi está lista nuestra balsa sueños de América. Una travesía de 48 horas llevando 100 cocos a un comprador que nos pagará 100 dólares.! Pero hay un inconveniente. Un lagarto de más de 4 metros a la mitad del camino..! Tendré  fé en que no le gusta la carne uruguaya. Pero “por si acaso“ ya hablamos con nuestros amigos de Global Travel Assistence, a ver si el seguro de viaje nos cubre de mordidas de lagarto y dijeron que sí.! Así que alisto los últimos detalles y a probar la estabilidad de la balsa.

 

 Los niños y los veteranos hablan sobre este lagarto de 4 metros sin cola. Su refugio esta casi a la mitad del recorrido.!!

La naturaleza me susurra… Necesito tu ayudad..!

Ella está llorando sangre entre sus raíces y me habla de todas las maneras… Me pide que hagamos algo. Pero ella sabe que el hombre es avaricioso así que me pide que por lo menos dejemos de hacerle daño alejando algunos hábitos.

 

Te pido perdón Madre naturaleza… te pido que perdones aquellos hombres que te cortaron.

Cada año golpeas con más fuerza las costas de centro América… te pido que me perdones por todo el daño que te he hecho y en nombre de todos  mis amigos que nos leen… Dentro de un mes habrán pasado dos años que salí de Uruguay mi lugar de nacimiento, tuve que salir de la comodidad de casa, de mi zona de confort… para entenderte y ver todo lo que estás sufriendo.! Por eso te pido perdón Madre Naturaleza.

 

Esta foto es para todos ustedes que me escriben… Que comparten y que desde lejos y todos los rincones de este mundo me envían sus buenas energías.

 

Hay cientos de miles de cocos para juntar. Pero no quiero ser rico y mucho menos acumular. Solo tomé lo justo y necesario para continuar nuestro viaje hacia Alaska.

Si queieres, podés ayudarme compartiendo, comenzando tus sueños, tus proyectos, tomando tu BICI o También puedes ayudarme económicamente aquí en  http://www.tabarealonso.com/donaciones/

 

Solo me faltan unos pocos cocos para llegar a los 100! Y zarpamos!!!

 

Hace unos días llegó un vecino y me regaló leche, carne y Dulce de leche… Hacia meses no me deleitaba tanto.! Son ricos los cangrejos y todo eso, pero las raíces pueden!

¿Alguien en centro América que me invite un asado a lo uruguayo?

 

Esta es nuestra bandera sin un color que identifique a un país… ¿De donde vengo o hacia donde vamos? Simplemente simboliza nuestro propósito, nuestro amor y nuestro sueño.

Una bandera de la paz. Sin juzgar y comparar a la gente por su nación.

Esta bandera que también es tuya. Es la que llevaremos en cada frontera hasta llegar a nuestra meta Alaska

Estas no son manos de ciclistas ni pies de cicloturista! Ni mirada de aventurero! La verdad. Me cayó un coco en el ojo.

Las manos que me regaló Dios, para ayudar al hombre a construir su sueño… Manos que son mas fuertes cuando hay una misión y se recuperan mas rápido así.

Los pies por caminar descalzo en la arena caliente… ya mis pies tienen tatuado la fina arena de Costa Rica.

Ella deja su marca para que no la olvidemos.

Esta historia ya se está escribiendo.! Está lista la pre- venta que me ayudara a financiar la edición del libro en  https://www.paypal.me/TabareAlonso

Ya puedes hacer tú reservación.

Gracias por acompañarme y perdón por perderme de las redes sociales por tanto tiempo. aveces no puedo responder pero siempre los llevo conmigo.! Aquí los datos de conexion para Internet son muy costosos.!

Compartir

Deja un comentario